lunes, 26 de junio de 2017

gaucho trabajando






Como comentaba en un post anterior, vengo con mi cerebro ocupado y con poco tiempo para el hobby.
Apenas unos minutos por día que no alcanzan para investigar o salir a buscar pinturas de colores específicos.


Paradójicamente, lo único que encuentra su momento y prospera son los modelos artesanales, que sólo demandan una o dos pegatinas y luego la obligación de esperar que se seque al día siguiente.


No crean que he dejado de comprar autitos, estoy comprando la colección de Salvat con toda la regularidad que me permite mi kioskero.
Pero esos modelos ya están cabalmente tratados en los blogs del Cabo y Cruiser, y francamente no estoy a la altura de ninguno de ellos, cualquier intento mío sólo pondría de manifiesta mi incapacidad.


Les comparto mis trabajos en curso, casi todos ya viejos conocidos, aunque ahora con pequeños avances.
El metalizado es el Tractor de Casà está a la espera de un interior, ventanas, luces y -si alguna vez consigo- un par de ruedas màs adecuadas.


El Falcon azul está esperando el interior, más precisamente el tablero, y todo lo que viene después.


Los SP son el Trueno Sprint Spider que ya conocieron en proceso, 


el que tiene techo es un Baufer Cheetah que necesita una horrorosa pintura rosa (todo sea por el rigor histórico).


Hablando de los otros sin techo, el que tiene ángulos rectos es un Formisano con motor Ford V8 


y el redondeado es un Berta que empezó mi hijo hace un par de años.



Los dejo con la menage a trois.





To Be Continued.




Gaucho Man
el incipiente