viernes, 6 de octubre de 2017

baufer chevrolet proto nonato - gaucho models 1/43





CRÓNICA DE UN AUTITO ANUNCIADO

Finalmente terminé el modelo luego de un año y medio de espera.
En verdad no me pasé dieciocho meses trabajando. Por el contrario, empecé muy rápido, en un fin de semana hice la forma gruesa, y poco tiempo despuèss ya estaba pintado y con calcas.



Lo que màs me demorò fueron los transparente y -sobre todo- el interior.



También tuve problemas con el techo, que debí hacer dos veces y tampoco quedé satisfecho porque se ve demasiado angosto. 
Pero engrosar techo implicaba rehacer cockpit y eso era cirugía mayor.
Este cockpit angosto me condicionó todo el interior, que debí angostar hasta lo inverosímil, por suerte no va a entrar ningún corredor ahí dentro.




LA CUADRATURA DEL FENÓMENO

Analicemos el diseño.
Para el ojo entrenado, basta una mirada para entender que el motor va adelante, las proporciones no engañan. 
Todo por delante, mucho por delante, y un cockpit allá lejos, bien atrás.



Lo primero que sorprende son las formas geométricas, laterales planos y capot con alguna curva pero plano al fin. 
En líneas generales se ve como un Porsche 962. 
Como un Porsche 962 con motor delantero, se entiende. Plano y contundente, geométricamente radical.
Se lo ve aguerrido, masivo como un tanque de guerra o una nave espacial.



Recordemos la historia de este modelo que les contè en el post anterior.
El modelo estaba destinado para el malogrado corredor Andrea Vianini y estaba preparado para recibir diferentes motores (el auto, no el correodr). 
Esa es la razón de ser de un vano motor tan amplio. 



Yo tomé las formas del modelo sin motor, por lo que el capot no tiene ningún relieve característico.
Esa toma de aire adelante fue todo un desafío, aunque no lo crean, yo era virgen de tomas de aire.







That's All Folks!




Gaucho Man
el absorto